¿QUÉ ES CAMINAR HACIA TU CORAZÓN?

Caminar hacia tu Corazón es fluir hacia tu propia esencia, empezando a crecer desde ese lugar conectado a ti mism@, construyendo mediante un viaje los Caminos que te conducen a tu propio ser. A que te des el permiso para poder experimentar Caminar hacia tu verdad, hacia tu naturaleza. Es andar los pasos que tú sientes, sin dejarte arrastrar por los demás. Has de saber que la única persona que calza tus zapatos eres tú, tú eres la única persona que puede entender tus pasos para seguir tu propio Camino, será entonces cuando podrás, sin ninguna duda, empezar a escribir tu propia historia.

Entrar y Caminar hacia tu Corazón es amarte, respetarte a ti mism@ y respetar a todas las personas y todo lo que te rodea.

Hemos de saber que si elegimos el Camino del Corazón es muy probable que nos surja la duda de, ya, si me dejo llevar por el Corazón entonces ¿qué es lo que yo controlo?. El Corazón no es como la mente que le gusta controlar todo, no es racional y eso es lo que quizás más asuste y no nos dejemos llevar por ese sentir. Por otro lado es normal, puesto que nuestras enseñanzas siempre han estado basadas en el razonamiento puro y duro sin tener en cuenta al Corazón. A quien no le ha pasado alguna vez en su vida que en alguna situación se ha dejado llevar por lo que sentía y tras haberlo hecho asombrado se preguntó, ¿cómo he podido hacerlo si no lo he pensado ni planeado?  Ahora piensa como te sentiste en ese momento, que sensación invadió todo tu cuerpo, pues esa sensación es la que tu alma y tú desea experimentar y vivir.

Es normal pensar que esto no será posible, seguro que habrá momentos en los que querrás desistir y no seguir ese Camino, el del Corazón, es habitual que esto pueda suceder, tantos años controlándolo todo ahora ese Camino da mucho vértigo e inseguridad. Cierto es que no hay una varita mágica para poder entrar en ese Camino, pero para tu tranquilidad tampoco hay que hacer ningún máster  ni doctorado, créeme, es muchísimo más fácil de lo que te puedes imaginar, déjate sentir, respétate, respeta y confía.

Hemos crecido con la idea de que siempre hay que hacer más caso a la razón que al Corazón, la pregunta que te deberías hacer es, ¿me funciona? ¿me siento bien siguiendo la razón antes que al Corazón? Es cierto que nuestra mente sin ninguna duda nos ayuda pero, ¿qué pasaría si le diéramos la vuelta? ¿si ponemos como primera opción hacer lo que nos dicta el Corazón ayudándonos con la razón para poder llegar a lograr eso que estamos sintiendo?

Otra de las cosas que también deberíamos tener en cuenta es lo que siempre nos han dicho, que si abrimos el Corazón eso nos va hacer débiles y vulnerables. Pero nadie nos dijo que con un Corazón cerrado, no es vivir la vida, que tú y solo tú tienes la capacidad de poder vivir desde ese lugar. Es cierto que con un Corazón abierto nos volvemos más vulnerables y en ocasiones podemos llegar a sentir el dolor más adentro, pero, a cambio, nos da la libertad de no perdernos la vida, que quizás el dolor que nos pueda producir por ir con un Corazón abierto será insignificante con el porcentaje de lo que vamos a vivir y sentir.

¿Te imaginas que a cada paso que demos, sea en el ámbito que sea, personal, social, sentimental, laboral...demos nuestro 50% esperando que el otro ofrezca el 100% porque no nos fiamos? Por si acaso, no vaya a ser que yo lo de todo y no reciba la misma cantidad, ¿te suena esto?  Da siempre lo mejor de ti, no mires lo que te dan los demás, da tu mejor versión y no esperes que te devuelvan nada a cambio, si lo haces de Corazón no hay devolución, la vida, el universo o como tú lo quieras llamar ya se encargará de devolvértelo, cree en ello.

Yo y mucha gente que me rodea nos movemos desde el Corazón, hemos llegado o estamos conectando con nuestra esencia.

Me lo contaron y lo olvidé,
lo ví y lo entendí,
lo hice y lo aprendí

Confucio

¡¡¡Únete al movimiento, a la experiencia de los que Caminamos hacia nuestro Corazón!!!

Ponte en contacto con nosotros info@caminahaciatucorazon.com